30 SEP

"El autoconsumo permite controlar el gasto, monitorizar tu consumo, frente a la imprevisibilidad de la red"

Monitorización. Entrevista a Albert Tarazona

En un momento en el que el precio de la luz no para de fluctuar, el control del consumo y de la optimización de los recursos eléctricos es aún más un aliado para cuidar de la salud financiera de las empresas. La instalación de paneles fotovoltaicos se refleja en forma de ahorro en la factura y permite, además controlar al segundo cómo está rindiendo la instalación desde el ordenador o, más fácil aun, desde el teléfono móvil.

Analizamos junto a Albert Tarazona, técnico de autoconsumo de Cubierta Social, cómo la tecnología se alía con el sol para ayudar a las pymes y a la industria a maximizar sus niveles de eficiencia y ganar posiciones frente a las turbulencias del mercado eléctrico.

Monitorizar el sol es posible y a efectos de una pyme o una empresa podemos decir que permite al empresario, al igual que controla sus movimientos financieros, saber qué produce o ahorra su negocio en materia de energía al segundo…

Cuando instalas una cubierta fotovoltaica en una empresa, uno de los primeros beneficios que recibe quien da el paso, es tomar el control de su consumo eléctrico en horas diurnas. Toda la energía producida se sigue al detalle desde el ordenador o desde el teléfono móvil. La tecnología permite conocer el comportamiento de tu producción, saber cuánto estás ahorrando al momento, cómo está rindiendo tu planta, reconducir la situación si algo no está funcionando y, por tanto, no jugártelo todo a una factura a final de mes que según mercado, decretos o situaciones externas puede ser normal o romper tus previsiones de gasto.

-Hablamos de energía y para muchos puede ser confuso. ¿Qué procesos o información nos muestra la monitorización?

De forma sencilla, la monitorización nos permite ver el flujo de energía en cada instante de tiempo. Es decir, nos enseña en tiempo real el comportamiento energético de la instalación, en el cual podemos ver la energía que va desde el inversor a los consumos y desde la red eléctrica a los consumos. Aquí podemos encontrar diferentes escenarios en función de dichos consumos y de los sistemas de funcionamiento de cada instalación.

-¿Y esas variables pueden ser…?

De esas variables podremos ver diferentes comportamientos: si el consumo de energía de la empresa es mayor al producido por la planta requeriremos de la entrada en juego de energía de la red y el gráfico dibujará esa demanda.

Por el contrario, si el consumo requerido es menor al producido se pueden dar tres situaciones.

1.Si se dispone de un sistema de compensación de excedentes con vertido a red. Aquí, ese sobrante no utilizado irá a la red eléctrica y se traducirá en un descuento en la factura final.

2.Si se contase con baterías el sobrante se acumularía para emplearlo cuando no tengamos producción fotovoltaica y no nos interese consumir energía de la red.

3.De no tener ninguna de las opciones anteriores, esa energía sobrante no llegaría a generarse. Al final, la generación de energía responde a las necesidades de la instalación y se optimiza para cubrir de la mejor forma la demanda.

-¿Y los indicadores principales que vemos en los gráficos qué representan?

La información central nos muestra la cantidad de energía fotovoltaica producida (verde), cuánto se demanda de la red -kW de potencia global en tiempo real y a lo largo del día (azul)-.  Además, las toneladas de carbón no utilizadas y la reducción de CO2 no emitido a la atmósfera, con su equivalente en árboles plantados, es decir a cuánto asciende la contribución real de nuestro negocio en términos de sostenibilidad.

Monitorización

 

 

-La monitorización es clave, además para detectar cualquier incidencia o anomalía en la producción.

Así es. La monitorización reporta al detalle cualquier incidencia de lo que está ocurriendo en la planta de forma clara y precisa. Ese control de alarmas es clave para saber qué pasa y dónde pasa porque sin estos avisos se encendería en los aparatos un piloto rojo que para detectarlo tendría que ser visto y esto no siempre se produce de forma inmediata. Con la monitorización, en el ordenador o a través del móvil, tienes la señal al momento. Nos permite, además ante cualquier anomalía actuar con previsión y anticiparnos, lo que se traduce en optimización y reducción de gastos al prevenir fallos mayores.

En definitiva, una forma rápida, fácil y con garantías que se convierte en una razón más para valorar el autoconsumo fotovoltaico, ya que las posibilidades de monitorización ofrecen a las empresas una solución eficaz para tomar el control del gasto y maximizar los resultados de sus negocios.

 

 

 

¿Quieres ahorrar en la factura eléctrica de tu empresa?Solicita ahora mismo tu propuesta sin compromiso

Es el momento de apostar por la sostenibilidad para tu empresa con una instalación de autoconsumo fotovoltaico para obtener una energía limpia y más económica. Nos encargamos de todo y 100% prefinanciada. ¡Confía en nosotros!