Baterías FV

Actualmente, las baterías FV son el mejor sistema de almacenamiento de energía. Con ellas conseguimos acumular la energía fotovoltaica no consumida y así poder utilizarla durante las noches o en periodos de mayor consumo. Sin lugar a duda, es el método más eficaz para conseguir el mayor autoconsumo posible.

Baterías monoblock

Destinadas principalmente para pequeñas instalaciones fotovoltaicas. Dado que su máxima capacidad ronda los 800 Ah, suelen ser utilizadas en pequeños sistemas aislados, de telecomunicaciones o de señalización.  

Baterías estacionarias

Idóneas para consumos diarios y durante largos periodos de tiempo. Hoy en día, son las más utilizadas gracias, entre otras cosas, a su larga vida útil y a su capacidad de realizar descargas profundas. Éstas se pueden dividir en baterías de Plomo-Ácido (OPzS) y de Gel (OPzV). La principal diferencia entre ambos tipos de baterías estacionarias es el mantenimiento. Mientras que la primera de ellas requiere de un mantenimiento periódico a base de agua destilada, las baterías de Gel están selladas y no necesitan ningún tipo de mantenimiento a lo largo de su vida útil.   baterias-fv-ok  

Baterías de Litio

Son las más recientes del mercado y las únicas capaces de realizar descargas del 100%. Su aparición se debe a fabricantes como Tesla, Fornius o Victron. A día de hoy, aunque son el modelo más caro de todos, gracias a su elevada eficiencia, son las únicas capaces de competir con las baterías estacionarias.